lunes, 27 de julio de 2015

Y regresé ... sabiendo que dí todo lo que podía dar



 Aquí estamos y aquí seguimos, tal como dijimos...

No fallarse a uno mismo es esencial y saber que, a pesar de todos los factores que entran a fomar parte del juego, hice lo correcto !! Salí, aposté, luché y regreso con los deberes hechos ... y con sobresaliente!!

¿Y si hubiese ...? ¿Y si en ese momento...? ¿Y si ....?

Coño!!
Pero, ¿lo diste todo?

Sí, porsupuesto ...

Pues a seguir!!!


La perspectiva y la situación nos hacen ver las cosas de forma más real. ¿Qué vale la pena? ¿Qué es lo importante?

Durante estos meses he disfrutado (porque sí, ha sido disfrutar ... aparte de pelear, sufrir, caer, levantarse, etc) de otro mundo. De otra gente. De otro ambiente que, sorprendentemente me ha gustado y he disfrutado.

Se me dibuja una sonrisa en la cara y unas leves lágrimas quieren asomar por mis ojos cuando pienso en nosotras chicas, en lo que hemos peleado a pesar de rendir la mitad con el doble de esfuerzo. Y cuando pienso en el grupo, en mi gente, siempre con una sonrisa, siempre hacia delante y animándonos, como nunca hubiese imaginado.

Me esperaba otro ambiente y me he encontrado como en casa. Gracias Mister por tus horas, tus ganas y tus ánimos. Nosotros nos esforzamos, tu nos enseñas a hacerlo.

No hay fracaso, sino oportunidades para aprender a levantarse y rehacerse. 



Recuerdo momentos vividos, recuerdo tanto esfuerzo y aún me pregunto si valió la pena ...
pero, ¿qué pregunta es esa, Ana?

Porsupuesto!! Todo vale, todo suma y todo cuenta!!

Que me quiten lo "bailao"... y lo que me queda por bailar ... mi destino lo escribo yo y los que tienen permiso para estar a mi lado dándolo todo

De derrota en derrota, hasta la victoria final... 


Cualquier cosa que vale la pena conseguir, vale la pena trabajar por ella... 



Cada dia hago las cosas lo mejor que puedo, durante un día más...


Entonces, miro el camino recorrido y me doy cuenta de que cada día es un reto. Cada día cuenta. Cada día vale, suma y nos acerca más al destino.
Así pues, disfruta de cada día como si ese fuera el destino, pero a la vez sé tenaz, perseverante y cauto para no volar sin alas.

Si añades un poco a lo poco y lo haces así con frecuencia, pronto llegará a ser mucho... 


 Pero no lo olvides: A veces hay que volar más alto para poder desplegar las alas!!




5 comentarios:

Mica dijo...

Hola, que tal?? Genial la reflexión sobre los beneficios de un esfuerzo. Animo¡¡¡

Anna dijo...

Gracias xaval, por animar y por dejarte caer por aquí.

Hola que tal??? en breve ... al ataque!!!!

Besos!

Carlos Alfonso Samitier dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Carlos Alfonso Samitier dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Carlos Alfonso Samitier dijo...

Molt bonico i anim. Encara que com la calderona res. Agranant cap a casa.